Consejos al paciente

El mantener unos determinados hábitos nos puede ayudar a evitar lesiones. En esta sección indicaremos algunos consejos al paciente para ayudar en esta prevención.

¿Qué contestaría a las siguientes preguntas?

  1. ¿Tengo dolor en la mandíbula? ¿Por delante, alrededor o en el propio oído?
  2. ¿Noto ruidos o chasquidos (al abrir o cerrar la boca) en la articulación Témporomandibular?
  3. ¿Nota que no puede abrir o cerrar completamente la boca y que al intentarlo duele?
  4. ¿Nota los dientes sensibles o desgastados, o le parece que al cerrar no cierran?
  5. ¿Padece dolor de cabeza crónico?
  6. ¿Ha notado que la cara se ensancha porque los músculos se agrandan?
  7. ¿Tiene molestias al bostezar?
  8. ¿Ha recibido algún golpe en la mandíbula o ha padecido artritis?

Cuantas más veces haya contestado , es más probable es que usted padezca una Disfunción Cráneomandibular.

Estos podrían ser unos buenos consejos prácticos y profilácticos:

  • Controlar que el cierre de sus dientes sea el correcto, que no haya interferencias oclusales. Este control lo tiene que hacer un dentista regularmente en las revisiones periódicas y además, después de realizar trabajos odontológicos.
  • Mantener el mismo lado habitual de masticación. No forzar a la mandíbula a cambiar de lado de masticación. No hay que olvidar que, aunque en principio la masticación debería ser bilatetral, siempre existirá una adaptación del organismo a las condiciones existentes; así como se acepta el ser "zurdo" o "derecho", habría que respetar la elección de nuestros músculos para preferir algún lado de masticación específico.
  • No masticar chicle. Está indicado que el chicle no debe ser masticado más de una hora en un lapso de 24 horas (20 minutos solamente, después de cada comida, suponiendo que solo se hagan 3 comidas al día).
Última actualización: 28-06-2017